Visualización y Afirmaciones

HomeRecursos GratuitosVisualización y Afirmaciones

Visualización

 

Afirmaciones

Ponte cascos y aprovecha el coche,

el gim, tu casa, la oficina.

Cualquier lugar es bueno para escucharla.

Las afirmaciones son frases

que se repiten constantemente.

Y en eso consiste el ejercicio,

en escucharlas mil veces

hasta que tu subconsciente se las crea.

Puedes hacer las tuyas personalizadas.

Cuando vayas a crear una,

ten en cuenta que tiene que ser

una frase que no entre en conflicto

con tus pensamientos actuales

y que no sea ni en pasado ni en futuro.

Puedes hacer muchas afirmaciones

y cada cierto tiempo ir cambiando.

No mezcles varias a la vez.

Dale a tu cerebro un tiempo

para que se acostumbre a la primera

antes de pasar a la siguiente.

Poco a poco, cuando menos te lo esperes,

estarán integradas en tu mente.

 

 

Dormir a pierna suelta

Afirmación: Cada noche duermo mejor.

Ponte unos auriculares cuando te vayas a dormir

y escucha esta frase muchas veces cada noche.

Te puedes dormir incluso escuchando el audio.

El objetivo es que al prestar atención a esta frase,

detengas tus pensamientos.

Poco a poco tu cuerpo se dispondrá al descanso

y tu cerebro creerá lo que escuchas.

La afirmación que usamos es:

Visualizo dinero y viene a mí siempre.

Consiste en cambiar la relación que tienes con el dinero.

Te recomiendo el libro El Código del Dinero

de Raimon Samsó, te aportará pistas.

Se trata de sentir lo que escuchas, no ponerlas y punto.

Tienes que ser constante.

 

Afirmación: Tanto de día como de noche,

todos mis negocios prosperan.

Practica esta afirmación

para trabajar tu actitud y tus miedos.

El secreto de las afirmaciones

es no oponer resistencia. Fé y disciplina.

Una afirmación es un entrenamiento

para mantener en forma tu estado de ánimo.

De paso te recargarán pilas.

Convertirse en optimista

es un hábito que hay que trabajar.

 

El agradecimiento nos proporciona alegría y tranquilidad.

Nos sumerge en un estado de paz y nos llena de energía.

Agradecer es tomar conciencia de la abundancia que nos rodea.

Sentirnos plenos y no carentes.

Mira a tu alrededor, todo lo que has conseguido.

A medida que agradezcas

notarás que vives celebrando.

Afirmación: Veo como mi cuenta

bancaria aumenta cada día.

Si te sientes mal con tus finanzas,

prueba poco a poco

a cambiar tus creencias respecto a ellas.

No luches por creerte la frase,

simplemente deja que suene

como si fuera un mantra.

Con el tiempo y las repeticiones conseguirás,

que al menos, no te suene tan lejana.

Puedes pensar, sí, claro,

llevo una semana escuchando esta frase sin parar

y lo que no paran de aumentar

son mis deudas o sigo con los números rojos.

Escuchar un millón de veces esta afirmación

no hará que te llueva el dinero del cielo.

Pero si que ayudará a que cambies

de perspectiva y si estás en un pozo

te enfoques en crear alternativas

para que tu cuenta aumente de una manera real.

Además predispondrá a tu cerebro

a estar más dispuesto

a hacer algo por tus propias finanzas.

Imagínate que hicieras cada noche

esta afirmación pero con

un mensaje totalmente distinto.

Veo como mi cuenta bancaria disminuye cada día.

Seguro que te la creerías con más facilidad

porque corresponde más

no sólo con tu situación actual,

sino con tus expectativas

y tus creencias limitantes respecto al dinero.

Se trata de acabar con ese pensamiento

que lo único que consigue es que asumas una situación

que no tiene por qué ser permanente

en tu vida y que no tienes por qué

aceptar como eterna.

Afirmación: Tengo una vida llena de felicidad.

Te colocas unos auriculares

te alejas de todo aquello que te distraiga.

Y si además puedes ponerte frente a un espejo

y cambiar tu postura mientras tanto, mejor.

No te lo tomes como un trabajo.

Seguramente tu vida en este momento

esté ausente de toda la felicidad que mereces.

Por eso mismo tenemos que ayudar

a nuestro cerebro a recordar que un día si que fuimos

inmensamente felices y si eso

fue así puede volverlo a ser.

Pero para ello necesitamos entrenarnos

en frases positivas que nos den esperanza.

Y aunque no te lo creas al principio,

no dejes de insistirte.

Poco a poco te inspirarás de nuevo

y cambiando tu postura corporal,

tus gestos y poniendo una gran sonrisa,

acabarás por acordarte de cómo eres realmente.

Y cuando te sientas bien de nuevo,

atraerás cosas buenas a tu vida.

Hazme caso, te lo agradecerá tu salud.

 

Afirmación: Me levanto con ganas de comerme el mundo.

Piensa en cosas relacionadas con la frase

y procura sentir olores, colores, sensaciones que ya

hayas vivido en alguna ocasión

porque eso lo hará más creíble.

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies